miércoles, 22 de febrero de 2017

Mal de amores - Ecos del Rocío

(Mi rocío por sevillanas, 1984)



- La niña riega las flores, con la mirada perdía.
Que está con el mal de amores, soñando de noche y día.

- Con el agüita del pozo de iba lavando la cara.
Y un gorrión mañanero le retoca la mirada.

- A la sombra de la parra la niña borda un pañuelo.
Aguja y de plata y el alma puesta en el cielo.

- Campanitas de la torre no llamarla todavía.
Que está soñando en la boda toda de blanco vestida.

- ESTRIBILLO –
Por donde vendrá su amante,
por qué camino vendrá,
por qué camino vendrá,
fue por licencia de roma,
para poderse casar.



Son rocieros - Ecos de las Marismas

(Lo que llevo dentro, 2005)

- Los que van por la Raya son de Triana,
por la forma que cantan las sevillanas.

- Gines, Coria y la Puebla son estandarte;
del fervor rociero del aljarafe.

- Cinta blanca y celeste en el sombrero,
noche de bodegones son los choqueros.

- Atraviesan el coto con el solano,
vienen los sanluqueños y jerezanos.

- ESTRIBILLO –
Son los que llevan la medalla en el pecho por los senderos, 
los que en mayo se sienten mas rocieros.

Una salamanquesa - Amigos de Gines



(Sobran las palabras, 2009)



- Una salamanquesa tiene mi tapia.
Que de calla y de vieja se ha vuelto sabia.

- Anda salamanquesa dame un consejo.
Pa que lo nuestro dure hasta ser viejo.

- En las noches de luna de los veranos,
desde la tapia escucha que nos hablamos.

- Ya lo dicen los sabios, sobran palabras. 
Si se callan los labios los ojos hablan.

- ESTRIBILLO –
Y me aconseja que no te diga tantas veces
lo que te quiero, no hacen falta palabras si el cariño es verdadero.


Penas de Sevilla - Amigos de Gines



(En las puertas de la gloria, 2008)

- Vino a quejarse la luna de madrugada, de madrugada.
De madrugada, vino a quejarse la luna de madrugada, vino a quejarse, la luna. 
De madrugada y a la orillita del rio las flores se marchitaban, se marchitaban y a oscuras.

Que cruzando el puente,
lloran las gitanas penas sobre el rio,
y el Cachorro muere, Dios mío.

- Y al otro lao mi Sevilla está floreciendo, ole. 
Visten las murallas sus mejores galas y mantilla, camina la señora a Sevilla.
Guapa entre varales, flores de azahares y al cielo, se escapa tu figura, de caramelo.

Y claveles en san Lorenzo,
que le ayuden a caminar,
que le ayuden a caminar,
al señor de mi Sevilla.

- La noche pasa vestida de terciopelo, de terciopelo.
De terciopelo a noche pasa vestida de terciopelo, pasa vestida, la noche.
De terciopelo, y bajo un palio moreno su llanto rompe el silencio, rompe el silencio a voces.

Que una cruz a cuesta,
lleva el nazareno, cubierto de lirio,
pena en la alcazaba, Dios mío.

- Y en la giralda no duerme su giradillo, ole.
Suenan las campanas entre sevillanas y lamentos, llorando los clarines, ay al viento.
Una estrella sola su amargura llora sintiendo,
angustia en los gitanos, ay misterio.

Y la noche entre martinetes
va meciendo la soledad,
va meciendo la soledad,
por las calles de Sevilla.